Pasar al contenido principal

ELIJA QUÉ DESEA REALIZAR

Product all link menu

PASTA MIXER: la amasadora compacta multiuso

¡Preparar la masa para pizza y pan en casa es más fácil de lo que piensa! Y lo es aún más con las herramientas adecuadas, que permiten ahorrar tiempo y obtener un excelente resultado, y le dejan tiempo libre para crear nuevas recetas.

Hemos creado una amasadora compacta para la cocina, capaz de amasar en tan solo 3 minutos 500 g de harina con el mismo resultado que se obtendría a mano: una masa compacta, elástica y homogénea.

Pasta Mixer puede trabajar con diferentes mezclas de harinas: tradicionales, integrales, sin gluten, etc. El movimiento particular de la pala es ideal para preparar masas saladas y para reactivarlas tras la fermentación.

VISITE LA PÁGINA DEDICADA A PASTA MIXER

LA PIZZA CASERA

Los ingredientes

250 g de harina de trigo blando de tipo "0"
250 g de harina integral
15 g de levadura de cerveza fresca
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 cucharadita de sal
250 ml de agua templada
Una pizca de azúcar

STEP 1 - LA MASA

Disuelva la levadura de cerveza en el agua templada y añada una pizca de azúcar. Vierta la harina de trigo blando en la amasadora Pasta Mixer y añada una cucharadita de sal. Encienda el Mixer unos segundos. Añada el agua con la levadura disuelta y 4 cucharadas de aceite. Encienda el Mixer y amase durante 3 minutos. Extraiga la masa de la máquina y moldéela con las manos para formar una bola. Enharínela y póngala en una fuente grande. Cúbrala con un paño de algodón y déjela fermentar durante 1 hora en un lugar templado y lejos de corrientes de aire.

STEP 2 - LA COCCIÓN

Una vez completada la fermentación, introduzca la masa en el Mixer y vuelva a amasarla durante 3 minutos. Extraiga la masa de la amasadora y moldéela en bolas más pequeñas de unos 200 g; déjela reposar durante 90 minutos. Extienda la masa con las manos o un rodillo hasta obtener una pizza con el grosor deseado. Para la pizza en bandeja de horno, extienda la masa en la bandeja previamente recubierta con aceite ayudándose con las manos. Rellene la pizza, empezando con el tomate y añadiendo casi al final de la cocción el resto de ingredientes. Precaliente el horno a 220° y deje cocer durante unos 20 minutos.